Como Sheldon nos enseñó en la escena de la lavandería, usar un doblador de ropa, no solo es de lo más espectacular, sino que al mismo tiempo es de lo más fácil. Las malas noticias, es que ya no tenemos excusa para no realizar esta tarea en casa.

Encontrado en Amazon.es