Un lanzacohetes muy divertido, que no necesita pilas ni es electrónico. Al saltar encima de su cojín de aire, lanza el cohete hasta distancias de treinta metros y al ser orientable, permite hacer concursos de puntería. Los que lo prueban, repiten y repiten.

Encontrado en Amazon.es