Si la tiras, rebota, la puedes estirar tanto como quieras, comprimir o dividir en varios trozos y nunca se secará, como toda plastilina. Pero si le acercas un imán, coge vida y no parará de moverse hasta que se come el imán.

Encontrado en Amazon.es