No más discusiones sobre el tiempo que tenemos que estar sentados. Esta silla lleva un reloj de arena incorporado, que al darle la vuelta empieza a contar durante cinco minutos. A más de un padre puede ser que le guste, pero a pocos niños les gustará.

Encontrado en Wisteria.com