No hay nada más delicioso que comerte el cerebro de un zombie en Halloween. Un tarro de galletas, con la forma de la cabeza de un muerto viviente, al que tienes que abrirle la cabeza para poder comerte lo que tiene en su interior.

Encontrado en Amazon.es